Vida y obra de Mariano Melgar

Mariano Melgar

 

 

Mariano Melgar Valdivieso
Mariano Melgar.jpg
Nacimiento 10 de agosto de 1790
Flag of Peru (state).svg Arequipa, Perú
Fallecimiento 12 de marzo de 1815 (24 años)
Flag of Peru (state).svg Puno, Perú
Ocupación Profesor, Poeta y Político

Mariano Lorenzo Melgar Valdivieso ( Arequipa, Perú, 10 de agosto de 1790 – † Puno el 12 de marzo de 1815). Poeta y revolucionario independentista peruano. Para muchos iniciador del Romanticismo en esta parte del mundo. En él el romanticismo no es imitación de lo que ya se hacía en la Península Ibérica o en Francia, sino un sentimiento profundo y propio, no olvidemos que fue un joven y precoz poeta que no alcanzó a madurar porque la muerte lo sorprendió buscando la patria libre. Mariano Melgar expresa un sentimiento andino/mestizo, que nadie se había atrevido a exponer hasta ese entonces en una sociedad tan prejuiciosa y españolizada que se agravaba por el centralismo limeño. Visto desde este ángulo, Melgar es el iniciador de la poesía verdaderamente peruana, sin acudir a los estilos europeos para pretender que lo consideren poeta.[1] Participó en la guerra por la independencia del Perú frente a España. Melgar es uno de los primeros románticos del Perú en el siglo XIX, más conocido por incluir en su creación el sentimiento de los Yaravíes indígenas (cantos sentimentales principalmente de las zona sur andina).

Contenido

 1 Biografía

 Biografía

Nació en Arequipa, Perú, el 144 de agosto de 1790. Fue hijo de Don Juan de Diós Melgar Sanabria y Doña Andrea Valdivieso Gallegos. Fue bautizado dos días después de su nacimiento en la Catedral de Arequipa. Creció en su tierra natal, a los tres años ya sabía leer y escribir. Su hermano José Fabio Melgar afirmaba que a los ocho años ya manejaba el latín, y otros autores indican que además Melgar antes de cumplir los diez años llegó a dominar el inglés y francés. Estudia tempranamente en el Convento de San Francisco. Antes de los ocho años el ilustrado y digno obispo Chávez de la Rosa le confirió la prima tonsura y le vistió el hábito clerical. Esto significó a la larga un litigio que terminaría al cumplir Melgar sus 23 años, consistía en la obtención de una capellanía en una viña en el valle de Majes. Se debe mencionar que era el padre del poeta quien estaba interesado en que Mariano obtuviese dicha capellanía, y que sus planes se vieron afectados ante la decisión del joven Melgar de abandonar los hábitos. Es durante esta etapa de su vida que Melgar había tenido acceso a una nutrida biblioteca, la biblioteca del Seminario Conciliar de San Jerónimo, que en aquel entonces había alcanzado renombre bajo la dirección del obispo Pedro José Chávez de la Rosa quien a su vez había siempre mostrado especial interés en los nuevos conceptos y teorías traídas del viejo mundo; por ello la biblioteca del Seminario e San Jerónimo era conocida como una de las más completas de la ciudad (si no la más completa), además de poseer entre sus volúmenes muchos de aquellos que fueran prohibidos en el virreynato por su caracter revolucionario (Se sabe que muchos de los personajes más destacados de los primeros años Republicanos se formaron en este Seminario y tuvieron acceso a estos libros). Fue maestro de Latinidad y Retórica, Filosofía y posteriormente figura también como profesor de Física y Matemática. Es poco después de haber recibido las órdenes menores en el Seminario San Jerónimo y por “Melissa” (cuyo verdadero nombre fue Manuelita Paredes) que Melgar decide abandonar los hábitos teniendo veinte años. Se aboca hacia literatura en donde destaca su poesía. Después de su primera decepción (que se hace notar en su “Soneto a la Mujer”) se enamoró de María Santos Corrales, mejor conocida como Silvia, a quien él mencionaría románticamente en sus famosos yaravíes (forma poética lírica basada en el sentimiento en que el gran cantor arequipeño expresa su amargura y su tristeza). Todo su drama amoroso y biografía puede considerarse verosímil siendo tomada de su conocida “Carta a Silvia”, en la que el poeta expresa en 522 versos cómo conoció el amor y el dolor, hasta la aparición y pérdida de su amada niña. Fuera del tema amoroso, Melgar también había empezado a mostrar interés en los temas políticos, es así, que impulsado por sus ideales, Mariano persuade a sus padres para ir a estudiar leyes a Lima . El deseo de independencia en Lima fue tan alto como los campos de historia, geografía, filosofía y matemáticas. Tiempo después, decidió regresar a Arequipa, solamente para encontrar a Silvia, quien había sido persuadida por su padre de abandonar cualquier idea de unirse con Melgar (dice la tradición y leyenda de Melgar que esta oposición se debía a que la familia de Maria Santos Corrales culpaba al poeta por la muerte de la madre de la Joven “Silvia”). Si bien la leyenda lo convirtió en el eterno amante de “Silvia”, son en realidad tanto su amor como su sentimiento patriótico los que le impulsaban de manera complementaria (“Por Silvia amo a mi Patria con esmero, y por mi patria amada a Silvia quiero”).

Es luego del rechazo sufrido por parte de Maria Santos Corrales, que Melgar decide mudarse al valle de Majes. Y en noviembre de 1814 que Melgar decide enrolarse en el ejército de Pumacahua y viaja hacia Chuquibamba dejando su retiro en Majes, uniéndose a una columna de patriotas que partirían posteriormente a la ciudad de Arequipa. Luego de una intensa lucha, Melgar muere fusilado teniendo 24 años y medio, en Umachiri, el 12 de marzo de 1815.

 La independencia del Perú

Melgar en su tristeza amorosa, se va a Majes (al oeste de Arequipa). Eventualmente, establece contactos con otros revolucionarios independentistas de la época. En 1814, la revolución de Mateo Pumacahua tomó lugar en el Cusco, lo cual enfureció la aparente tranquilidad del virreinato español en el Perú e incitaron a Melgar para unirse a la causa independentista. Tras ganar el Combate de Apacheta en Arequipa, el ejército marchó hacia Puno en la batalla de Umachiri. Luego de la derrota de las tropas independentistas estos fueron hechos prisioneros, incluyendo al joven Melgar. El general español Ramírez, después de mantener cautivo a Melgar por un tiempo, ordenó a sus oficiales fusilarlo. Melgar murió en la mañana del 12 de marzo de 1815, poco antes de cumplir la edad de veinticinco años.

En mensaje antes de su muerte, Melgar escribió a los oficiales españoles: “¡Cubran sus ojos, ya que ustedes son quienes necesitarán misericordia porque América será libre en menos de diez años!”.[2] Nueve años más tarde, el 9 de diciembre de 1824, la Batalla de Ayacucho tomaría lugar en la Pampa de la Quinua, a pocos kilómetros de distancia de Ayacucho, cerca al pueblo de Quinua. Esta batalla -entre realistas (españoles) y nacionalistas (republicanos)- selló la independencia del Perú y Sudamérica ante España.

El 2 de julio de 1964, en reconocimiento por su valentía en las primeras batallas predecesoras a la independencia, el gobierno del Perú reconoció oficialmente a Mariano Melgar como uno de los primeros patriotas y soldados del país para la revolución por La Independencia del Perú.

 Obras

  • Cinco Elegías
  • Cinco odas:
  • Cinco fábulas:
  • El cantero y el asno
  • Las abejas
  • Las cotorras y el zorro
  • Las aves domésticas
  • El asno cornudo
  • Una epístola
  • Dos sonetos:
  • La mujer
  • A Silvia[3]

Fábulas

Muy poco se ha escrito y estudiado acerca de esta especial producción melgariana, sin embargo los hermanos Ataucuri García[1] destacan en un estracto de su libro dedicado a este tema: “Melgar creía firmemente que la literatura era una herramienta útil para cambiar a la sociedad; por ello escribió sus fábulas, pequeñas joyas donde se amalgama perfectamente el literato con el patriota.

La temática de sus fábulas, muy oportunas para el momento histórico tan crucial que se vivía en esa etapa, reafirman su compromiso con la causa independentista. Además, tienen la característica inusual de haber sido escritas para una coyuntura muy específica: la etapa de la emancipación, con sus conflictos sociales, enfrentamientos ideológicos, anarquía política, moral, gubernativa, etc.; particularidad que es rara en las fábulas clásicas donde se destaca la atemporalidad de los temas.

En 1813, el periódico El Investigador de Lima, publica la fábula “El ruiseñor y el calesero” donde Melgar critica la subordinación de los gustos del pueblo a los caprichos advenedizos de la gente dueña del poder político y económico. Esta sería la única fábula que Melgar ve publicado, pues las otras salen a la luz varios años después de su muerte.

Posteriormente, en 1827, es el periódico El Republicano de Arequipa quien se encarga de dar a conocer otras fábulas más. En forma sucesiva publica siete “fábulas políticas” según nota de redacción en la que se realza las cualidades del malogrado paisano Melgar. “El murciélago” y “Los gatos” se imprimen el 16 de junio de 1827; “El cantero y el asno” y “Las abejas” el 23 y 30 del mismo mes; “El asno cornudo“, el 7 de julio de 1827. Posteriormente, el 27 de noviembre de 1830, se publican “Las cotorras y el zorro“, concluyendo con “Las aves domésticas“, el 6 de agosto de 1831.

Años más tarde, específicamente el 13 de noviembre de 1891, el periódico arequipeño La bolsa publica, tomando como fuente los manuscritos de Martín Ureta, las fábulas “El Sol” y “El ruiseñor y el calesero“, que ya había sido publicada en 1813. La última fábula que ha logrado conocerse es “La ballena y el lobo“, descubierta dentro de un manuscrito original de Mariano Melgar y que está guardado en la Biblioteca de Lilly de la Universidad de Indiana, institución que lo adquirió junto a un legajo de documentos históricos de América Latina. De este modo, las fábulas melgarianas son diez en total, aunque otros añaden “El ciego, el sordo y el mudo“, pero por su temática y estilo todavía existen dudas que sean de Melgar”.

About these ads

Acerca de niconita

Me gusta la musica pop y romantica .
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s